Este blog es de catársis... No lo tome personal, lo tome a mal, sino le gusta simplemente no lo tome !

No hay corrección de estilo ni ortografía. Se me olvidan muchos puntos, algunas comas y me como palabras completas y letras. Ya lo verá.

sábado, 18 de junio de 2016

El 44

Imagen tomada de Ojos de perro Azul de Luis Buñuel

Esa mañana había un aire raro en el ambiente. Abrió la barbería esperando a sus clientes de siempre y mientras limpiaba sus tijeras y navajas por el rabillo del ojo vio un hombre cuya silueta no reconocía. -Buenos días, siga usted ¿en qué puedo ayudarlo? –Buenos días, según entiendo usted es el mejor del pueblo y hoy quisiera un corte cerrado. Ezequiel no reconoció la voz pero había algo familiar en ella, era tan normal como él. –Dígame ¿qué prefiere?– Que me corte el cuello. Ezequiel supo que no había duda, ni humor en esa petición. Sintió un corrientazo por la espalda y la necesidad de voltear a ver pero se contuvo no era miedo era discreción - Pero qué está diciendo? Dijo con extrañeza, Está loco. Yo soy incapaz de hacer algo así. ¡Váyase! No alcanzó a reaccionar cuando sintió el frío metal sobre su garganta y comenzó a temblar. -La cosa es simple, le dijo- hoy de aquí sale un muerto. Sin dudarlo hundió el metal sobre la trigueña piel. Ezequiel alcanzó a hacer un corte rápido y vio como caía, en el reflejo del espejo. 

1 comentario:

Holden dijo...

Va cogiendo otro tono esta historia, ¿no? Ahora tiene un sentido distinto ^^