Este blog es de catársis... No lo tome personal, lo tome a mal, sino le gusta simplemente no lo tome !

No hay corrección de estilo ni ortografía. Se me olvidan muchos puntos, algunas comas y me como palabras completas y letras. Ya lo verá.

martes, 26 de enero de 2016

De otras cosas: "La Loca".

Durante 10 años he escrito de manera intermitente de lo que me pasa, siento, hago. Algunas veces con claridad y otras en confusión y terrible desasosiego. 

He escrito sobre el amor, el desamor, las malas compañías, los vicios, la vida, la muerte, el buen sexo,  el mal sexo y el no- sexo.

Siempre he llevado un bitácora unas veces un diario en papel y otras virtual antes de comenzar este y lo comencé justo después de una gran ruptura amorosa, bueno era el fin (fin) de mi tusa, la ruptura había pasado un año anterior y yo comenzaba a ver mi vida nuevamente (deben entender que era una relación larga, quizás la más importante que había tenido y que yo juraba que ese era el chico "forever and ever") y comenzaba una serie de relaciones cojas, serie que ha durado los últimos 12 años y bueno sé que en buena medida tendré yo la culpa de las cosas que pasan pero por otro lado no. 

Me achaco la impaciencia y la ansiedad que me produce la incertidumbre:  me carcome, me transforma y generalmente despierta la loca que hay en mí. Porque señores no se engañen TODAS y TODOS  llevamos un loco dentro es solo que nos toquen la fibra adecuada y se convierte en la llave la chapa, claro unos tienen una chapa con llave de seguridad, clave electrónica y casi nunca sacan pasear al monstruo y otros tienen llave de diario de quinceañera que con solo mirar se abre. Yo creo estar en rango más bien de seguridad baja pero hay sólo dos temas que me sacan de quicio y me ponen en modo LOCA:

El tiempo:  que me mamen gallo con mi tiempo me pone mal, que me dejen esperando, plantada, que lleguen tarde o no lleguen, despierta me mí una mujer que a veces desconozco que no tiene problema en ser totalmente freak y es algo en lo que me he mejorado ya no reviento tan fácilmente como antes pero sigue y seguirá siendo un problema, ¿por qué ? muy sencillo cada vez que alguien me deja plantada o esperando que llamen o escriban o lo que sea solo me hace pensar el poco respeto que tiene por mí, mi tiempo y mi estado de ánimo. Lo más triste de todo es que muy seguramente para el otro es algo sin importancia y sin razón. Entonces no me quieren ver brava: si se va demorar, avíseme; si me dijo que iba llamar, llámeme; si no lo hace por alguna razón, escríbame y discúlpese por haberme dejado esperado. Hay excepciones accidentes y calamidades. pero en general siempre hay formas de dejarle saber al otro que algo ha pasado y que uno no puede cumplir con la cita sea en persona o por teléfono. 

La incertidumbre: este tema es más complicado porque aquí ya es una cuestión de ser claros: yo he podido manejar relaciones que no son serias, porque no espero, porque sé el otro ha sido claro y me ha dejado en claro que no quiere nada más allá de lo que hay y si bien a veces hay conflictos pues nada eso se resuelve. Pero cuando entro en esas relaciones en que no sé muy bien donde estoy parada o la gente no es clara conmigo me empiezo a "freakear" y  de repente sale el monstruo que hay en mí, la Loca. y es un filo muy delgado entre la una sensación y otra, "LA LOCA" se envidea y asume cosas, arma historias (que sabe no son ciertas), no me gusta dejarla salir pero pasa. La incertidumbre es una mala consejera. 

1 comentario:

Holden dijo...

Yo con lo del Tiempo me pasa igual que a tí, joder. Qué bien lo has explicado. Mi tiempo vale como mínimo como el de las demás personas o incluso más y tener que tirarlo esperando me revienta por dentro. Y ya como finalmente no aparezcan (injustificadamente, obvio), algo que no me ha pasado nunca, a esa persona no quiero volver ni a verla.