Este blog es de catársis... No lo tome personal, lo tome a mal, sino le gusta simplemente no lo tome !

No hay corrección de estilo ni ortografía. Se me olvidan muchos puntos, algunas comas y me como palabras completas y letras. Ya lo verá.

martes, 24 de junio de 2014

Cuando nada de lo que haces te deja seguir.

Estoy pegada como un disco rayado a la espera del punto de quiebre, ese click mental en donde por alguna extraña razon uno deja de preguntarse, deja de cuestionarse, deja de añorar y hace lo que uno hace mejor seguir.
Este año hubo dos eventos que lo han marcado y se resumen en "ausencia". La ausencia de dos amigas en particular, una que falleció y aquin no tuve la oportunidad de decirle cuanto lo quiero, que nuestros años separadas, y la poca vida juntas que tuvimos, no significó que la quisiera menos y que el tiempo nos dio una cachetada diciéndonos que nunca hay suficiente y que hay que aprovecharlo al máximo, y tengo arrepentimiento no haberlo a provechado con ella. es una tontería por que la vida no se basa en "hubieramos". Luly donde quiera que estés que estés rodeada de amor que todos los que te queremos.


el segundo evento, es la ausencia de quien yo quiero como una amiga, pero a la luz de los eventos ella a mí no. y aceptar que uno no es monedita de oro no es fácil. saberse no querido no es fácil, es comprensible cuando uno ha tenido una desavenencia pero sigo sin entender y esto me ha dado  más duro lo que quisiera aceptar, se me ha vuelto la piedra en el zapato de muchas cosas, me alejo de gente, trato mal otros, lloro si razón, sigo entusada por esto y se que es bobo, racionalmente es muy bobo. 

Hace unos días le escribí, no espera que respondiera, mejor dicho sabía que no lo iba hacer pero en el fondo deseaba que me responda con alguna cosa que yo pudiera racionalizar. Qué vaina tan pendeja definitivamente !! 

jueves, 12 de junio de 2014

El ejercicio de dejar ir.

Apreciada/o Lector,

El ejercicio de “ dejar ir” es algo que jamás me enseñaron. Es decir las palabras de mi padres decían una cosa peros su acciones otra y en realidad nunca aprendí. (más mi mamá que mi papá). 

Dejar ir es algo que conlleva un esfuerzo real de respirar y hacer el ejercicio de real de tratar de entender  por qué uno es incapaz de respirar profundo y dejar ir. Suena tan pero tan simple y quizás para algunas personas lo sea, para mí no, una parte de mí se queda aferrada a los amigos, a los amantes, a los ex -algo, a la ciudades, a las escuelas, a los lugares y de repente me veo envuelta en un tornado de melancolía, de recuerdos y no recuerdos de lo que era, porque seguramente no era tan bueno como lo recuerdas, sino recuerdos de lo que querías que fuera, ese futuro imaginado que no llego, por que lo duro no es perder lo que se ha vivido si no que las expectativas lo que quieres vivir.

Abrir la mano respirar profundo y dejar ir, hace mucho tiempo que no pasaba por el ejercicio consiente de querer dejar ir algo. 

Para poder dejar ir  hay que aceptar un poco de cosas, parezco libro de auto ayuda.

1er. ejercicio- persona Uno. 

paso Uno "Aceptar" 
- Acepto que te quise. 
- Acepto que te quiero.
- Acepto que no te tuve ni tengo paciencia. 
- Acepto que no fui la mejor de las personas contigo. 
- Acepto que me dio miedo preguntar.
- Acepto que me enranché. 
- Acepto que te evité muchas veces. 
- Acepto que hay días que te extraño. 
- Acepto que hay cosas que quisiera decirte que ya no lo voy hacer.
- Acepto que quisiera que te vayas y no tener que lidiar contigo.
- Acepto que hay días que quiero no fueras tan cercan@ con mis cercanos. 
- Acepto que no entendí 
- Acepto que tuve rabia
- Acepto que en momentos deseé que no te fuera bien y acepto que me siento orgullosa de que no sea así.
- Acepto que ya no te quiero en mi vida hoy, pero que fue hermoso tenerte en mi vida ayer.

Acepto que esto es una tontería que la gente va y viene, que debería ser menos doloroso viajar solo en en tren. Me cuesta, me cuesta marras  desatar los lazos, a mí me toca cortarlos y cómo duele.

No hay en mí un minuto de arrepentimiento en lo que vivimos, el tiempo que tuvimos fue el justo, aun que al parecer yo quería que se extendiera.

Los proyectos, las risas, las bromas, los cumpleaños, los acosos, los ponies al parece fueron los necesarios.
Desde ya me disculpo por mi incapacidad de comprender que fue lo que pasó y que ha hecho que esta ruptura sea, para mí "eterna" y un tanto tortuosa.

Te quiero y espero que el mundo te bendiga, pero ya no quiero revolcarme en la miseria que estaba sintiendo por no entender, así que al día de hoy,  varios días (muchos días)  muy tarde, respiro profundo y te dejo ir.