Este blog es de catársis... No lo tome personal, lo tome a mal, sino le gusta simplemente no lo tome !

No hay corrección de estilo ni ortografía. Se me olvidan muchos puntos, algunas comas y me como palabras completas y letras. Ya lo verá.

domingo, 30 de octubre de 2011

Desde que mi papá ya no está acá, me ha dado por llorar más con las cursilerías de los programas de televisión ( incluso los realities).

Acabo de ver una peli, de esas comedia-drama romántica, en la que gente se enamora y se desenamora y te terminan dando un gran final lleno de esperanza... la gente cambia y las relaciones sanan. y obvio lloré no de felicidad  sino de tristeza, porque yo en este momento  no creo que la gente cambie, y que existan grandes historias de amor.

Uno se deja pisar el poncho y se lo seguirán pisando. y muy seguramente si el otro se descuida uno se provecharía también. hoy lloré con la peli, por que ya no creo, ya no creo y ya no siento.

Chinche no volvió a aparecer lo cual, si bien a veces lo extraño, me parece bien. No había conocido alguien tan egoísta hace mucho. pero me quede envuelta en esta "relación" ( lo pongo entre comillas porque sé que quizás no merece ese termino) mal sana por que tenia miedo de no tener a nadie. Ahora no tengo a nadie y la verdad me siento más tranquila, más sola también.  Cómo ya dije lo extraño. su llamada semana, vernos de vez en cuando, celarnos de vez en cuando, estar juntos de vez en cuando. Pero ya no más esta vez no tuve que borrar su número telefónico para no llamarlo, esta vez simplemente no quiero llamarlo, ni escribirle, ni hablar con él, ni reclamarle nada.

Lloré con la peli, desde que mi  gordo no está lloró con más frecuencia, pero esta vez lloré por que no lo había hecho, porque me descubrí tan bruta como todas que juramos en el camino las cosas cambian y las cargas se arreglan. NO  ni la tercera, ni la quinta es la vencida hay cosas que simplemente no son. Esta  no es y punto.


1 comentario:

So dijo...

qué te puedo decir, nada alentador,la verdad es que esas historias de amor no existen, que si acaso existieran, serían la excepción, y ni tu ni yo somos la excepción sino la regla. Sin chongo, sin ganas (o con ganas para ser honesta) pero sola. qué sé yo. así me siento y me da mucha paja moreliarlo en el blog o en twitter, entonces toca tragárselo y llorar después de una película y putear a hollywood por mentirnos con esas comedias románticas que dicen que todo estará mejor.