Este blog es de catársis... No lo tome personal, lo tome a mal, sino le gusta simplemente no lo tome !

No hay corrección de estilo ni ortografía. Se me olvidan muchos puntos, algunas comas y me como palabras completas y letras. Ya lo verá.

jueves, 2 de diciembre de 2010

Los botones y yo – la explicación de una fobia poco conocida: La Koumpounofóbia

Bueno hoy me levanté pensando en escribir sobre mi fobia a los botones e hice algo que jamás había hecho “googlearla” así: FOBIA A LOS BOTONES y ¡juas! Me encontré con un blog, varios vídeos y hasta una investigación.

Yo no sé porque los botones, siendo algo tan práctico, me dan tanto asco y si bien después de leer las reacciones de algunos de mis compañeros de locura considero que mi fobia es más bien moderada ya que yo no les huyo ni vomito ante ellos, si me produce escozor verlos por ahí regados o aún peor si noto que algunos están a punto de caerse de una camisa o una chaqueta o si sé que se cayeron. Los botones me parecen sucios.

Yo he relacionado mi fobia con una caja metálica que mi mamá tenía. estaba llena botones de todos tipos, tamaños y colores y veces me la daba para jugar. Siempre los sentí desagradables.  Además recuerdo un pijama beige de mi papá a la que le habían recosido los botones, así que tenia botones diferentes y además estaban zurcidos con hilo de diferentes colores. No sé cada vez que me pongo a pensar en esos botones me recorre un escalofrío por la espalda y me una sensación de asco que no puedo explicar muy bien. 

Pero  más allá, creo que la raíz del problema fue una falda muy ochentera fucsia y con botones negros. Alguna vez mientras patinábamos al frente de la casa terminó en mis pies dejando al descubierto mi ropa interior y por lo cual mis “amigüitos” se burlaron mí un tanto más de lo normal, yo tendría 9 o 10 años quizás.

imagínesela fucsia.

Mi fobia por supuesto ha sido tema de conversación en salidas varias, sobre todo en las salidas de compras con las chicas, ya que siempre sale a colación cuando voy comprar una camisa o un pantalón.

Mi parte racional comprende que es ilógico sentir asco por unos circulitos, que generalmente son de plástico, inocuos en sí mismos y cuya mayor amenaza es que yo decida un día tragármelos y me atragante con ellos. Pero, ¿cómo explicarle a mi parte irracional todo eso?

Hay botones que yo considero bonitos y visualmente son una monería, pero la verdad es que yo no quiero tocarlos. Esto me ha traído problemas con mamá, con uniformes de trabajo y ante la pregunta ¿Por qué no te pones una camisita? -Cómo hace uno para explicar que es algo que no puedo controlar.

La mayor parte del tiempo me río del asunto y  pasa, pero hay días que uno no encuentra nada “buttonless”!!!

He aquí un ejemplo de cosas que yo no me siento capaz de usar o tener en casa y que verlas me da ataque de ansiedad:






Este es el tipo de botones  es el que más asco me da: aquellos que solo tiene un punto de costura por la parte de atrás, que cuando están puestos en su sitio y así estén súper bien cosidos siempre parecen flojos (escalofrió) y los nacarados blancos de típicos de los pijamas.





Creo que mi peor pesadilla sería trabajar en un fabrica de botones...


10 comentarios:

Derrelicto dijo...

Me había olvidado de ese detalle... Me acuerdo que tenías unas almoahadas o cojines que tenían botones y las ponías boca abajo para que no se vean.

Besos.

Benlli. dijo...

No te sientas raro, a mi tamibién me pasa.

José Luis Rodríguez Nóvoa dijo...

Tengo 59 años, y llevo toda mi vida, desde niño con este problema, es horrible, llegas a convivir con la fóbia, pero no puedo dormir en una cama con botones, por supuesto en un hotel o una casa que no sea la mia,reviso la cama de arriba abajo, cuando abrocho una camisa me lavo las manos, y solo verlos me produce verdadero asco, todo esto condicionó mi vida hasta ahora, con la incomprensión de mi familia, que piensa que es una especie de locura, en fin por lo menos ahora tengo un poco de consuelo pensando que no estoy solo, doy gracias por encontraros, y a partir de ahora, trataré de buscar una solución (si la tiene) a través de un psicólogo. En fin , gracias.

Ti. dijo...

José Luis,
Hay mucha información. yo no sé si cure, pero si puedo decir que hay un vida más tranquila

un abrazo no estas solo somos varios

efeve dijo...

Hola, estoy interesada en entrevistarte respecto a este tema ya que estoy por realizar un pequeño trabajo audiovisual sobre el mismo y me gustaría oír tu experiencia. Soy estudiante de cine documental, me llamo Violeta y te dejo mi mail en el caso de estar interesado, me seria de gran ayuda, en principio conversaríamos por ese medio. Viole.f@hotmail.com

efeve dijo...

Hola, estoy interesada en entrevistarte respecto a este tema ya que estoy por realizar un pequeño trabajo audiovisual sobre el mismo y me gustaría oír tu experiencia. Soy estudiante de cine documental, y te dejo mi mail en el caso de estar interesado, me seria de gran ayuda, en principio conversaríamos por ese medio. Viole.f@hotmail.com

P.D: Tanto al escritor del texto como al resto que opinaron, cualquiera que tenga ganas de contar su experiencia o brindarme información, me sería de mucha ayuda. Espero sus mails.

Saludos

YOYOYO dijo...

No soporto los botones: nunca llevo ropa con botones. Asco y vergüenza. No me ocurre con los metálicos, los de bolita o los cuadrados. No soporto los redondos de nadar ni de plástico.Vomito!

Martu_11_ dijo...

A mi también me pasa, me produce verdadero asco.Lo que mas odio de esto es a la hora de vestir por que soy incapaz de ponerme cualquier cosa con botones y mi madre no me comprende.

Judithsan San dijo...

No se si alguíen lea esto alguna vez pero quiero saber si existe cura o tratamiento para esto, ya que en mis 30 años había podido esquivar esta situación de alguna manera, ahora soy madre de un bebé y a veces es indispensable tener que abotónar su ropa, tan solo el hecho de pensar esta palabra o decirla me provoca la necesidad de lavarme los dientes, no quiero tocar mi rostro después de haber tocado uno, tengo que lavar y desinfectar mis manos después de hacerlo y nunca se lo digo a nadie por vergüenza a que piensen que estoy mal de la cabeza, llevo una vida completamente normal salvo por este detalle....
Alguien que pueda ayudarme?

Luis Serbi dijo...

Es horrible a mi me pasa lo mismo y mi mujer se enoja.me pone feliz saber q hay más personas con la misma fobia.