Este blog es de catársis... No lo tome personal, lo tome a mal, sino le gusta simplemente no lo tome !

No hay corrección de estilo ni ortografía. Se me olvidan muchos puntos, algunas comas y me como palabras completas y letras. Ya lo verá.

domingo, 24 de enero de 2010

Sentimentálismo Barato...

Días, días, días que pasan y yo ando con un sentimentalismo barato.

De amaneceres interminables entre besos y caricias llenas de amor ( uyyyyy!!! qué cursi). Hoy tengo con la sensación de haber crecido en este fin de semana, sentirme meno joven y un tanto más perdida que de costumbre.

No estoy triste aun que tuve unas horas de tristeza, soy feliz con mi vida y para donde va, con proyectos en la mira y miles de expectativas al respecto.

Pero, hoy tengo sentimentalismos baratos con ganas de cogida de mano y apapachos en la salud y en la enfermedad. Quiero que me mire a los ojos y me diga cuanto me quiere y descubrir cuanto estamos dispuestos a arriesgar el uno por el otro.

A veces me pega esta soledad profunda en el alma, que ningún pañito de agua tibia puede mejorar y me siento como... no sé arrugadita.

Sé que, como bien lo decía Eva por ahí en alguno de sus publicaciones, todo es culpa de las novelas infantiles, de candy y la niña de la flor de los 7 colores. Además de Café con aroma de mujer, gallito Ramirez y de más sandeces, cuentos de príncipes azules que salen de ranas y se libran de maravillosamente de terribles maleficios.

Hoy estoy con el sentimentalismo alborotado, sé que no existe ningún joven azul, ni verde ni rojo por ahí vagando por el mundo, pero me estoy cansando de los chicos comunes y corrientes que alguna vez pasaron por mi lado como aquel artista o el diseñador perro, o el actor indeciso, o el ecoturista que no tenía peros excepto que finalmente ya no quería estar conmigo.

Si hoy ando cursi y quiero que me consientan... Quizás sea al resultado de andar un poco enfermita

Hoy tendré almuerzo en compañía y cine. Si todo sale bien.

1 comentario:

So dijo...

Y... hay días así, en que una quiere creer en amaneceres naranja, en domingos de televisión, comida chatarra y abrazos.
Pero bueno, va por épocas y no hay mucho que hacer sino vivir y aguardar, porque eso de salir con el tarrito de pintura celeste a la calle en busca del príncipe tampoco es plan.

Lo cierto es que sea culpa de los cuentos, o de las nuevas tendencias feministas, te comprendo mucho cuando dices que estas cansada de los comunes y silvestres.

A seguir contenta nomas, a pesar de la pena, seguir alegre y aprovechar la compañía ocasional.
abrazo