Este blog es de catársis... No lo tome personal, lo tome a mal, sino le gusta simplemente no lo tome !

No hay corrección de estilo ni ortografía. Se me olvidan muchos puntos, algunas comas y me como palabras completas y letras. Ya lo verá.

jueves, 22 de octubre de 2009

Des Gros Chiens !!


No sé si la historia que me acabaron de contar sea cierta pero me puso a reflexionar sobre las relaciones de pareja, para variar, y esa maldita doble moral que TODOS, bueno la gran mayoría, manejamos cuando se trata de esos deslices, canitas la aire, etc.

Yo bien puedo tener rabo de paja, alguna vez fui infiel, y luego fui sincera y le conté, por ultimo no terminamos por ese motivo pero se acabo por muchos otros. Pero conforme pasan los años ese asunto de la infidelidad me crea cada vez más escozor. Yo soy de las que piensa, espero en su momento poder ser coherente con este pensamiento, que si uno no tiene el suficiente amor para para respetar a su pareja en todo sentido, pa' qué carajos uno esta con esa persona, digo no.

Pasan los años y las prioridades se vuelven otras, la menos en mi caso. Yo he experimentado todo lo que he querido y me he negado a experimentar lo que no me llama la atención. No digo que no podría volver a hacerlo, digo que por ahora no me interesa.

Si en algún momento quiero portarme mal otra vez, Por qué hacerlo mientras hiero a terceros? (Será que me estoy volviendo muy conservadora en este asunto? no se trata de posiciones políticas, sino de respeto por uno mismo y por el otro)

Quiero algo calmo, sencillo y sobre todo que me ayude a encontrar de nuevo la fe y me frustra un poco saber que algunos que tienen la oportunidad de tener lo que yo ando buscado lo botan a la caneca de la basura. Que ella no se va enterar... bueno puede que no, pero deja de ser una buena relación para convertirse en comidilla.

Como les dije antes yo no debería juzgar ese asunto, eso es casi como escupir al cielo, justo me caerá sobre el ojo.

El problema con los "perros" es que son tan lindos, tan tiernos, llenos de energía que uno termina por hacerles caso, pero cuidado que no hay perro que no muerda.

1 comentario:

Derrelicto dijo...

Es una cuestión de respeto, de amor propio y amor a la pareja... ¿será que el amor está sobreestimado en estos tiempos y no vale lo que debería valer para controlar un poco las hormonas por un momento? Contener el deseo hasta estar con la persona a quien sí amamos y perder el control con ella... así debería ser.

La traición amorosa es algo tan normal, que ya ni se ve mal. Quien crea que será feliz firmando un papel y diciendo que acepta ante ese "hasta que la muerte los separe", no sabe en lo que se está metiendo...