Este blog es de catársis... No lo tome personal, lo tome a mal, sino le gusta simplemente no lo tome !

No hay corrección de estilo ni ortografía. Se me olvidan muchos puntos, algunas comas y me como palabras completas y letras. Ya lo verá.

domingo, 22 de febrero de 2009

MI FORMA DE VIDA…

Para unos es maravillosa, llena de libertad pensar en el momento, sin responsabilidades mayores.

Para otros es un fastidio que yo a mí edad no me haya establecido, que no haya tomado en “serio” mi vida, que no haya escogido una carrera tradicional, con trabajo tradicional que me permita a estas alturas tener una casa, un esposo y por lo menos un hijo.
Y, yo qué pienso? Bueno no me veo en una vida tradicional, pero si me hace falta tener más responsabilidades que mi propia libertad y la “facilidad” de moverme para donde quiera, llegar a mi casa a la hora que quiera y salir con quien yo quiera!

Hay días que me levanto pensando que he cometido grandes errores y que todo lo que me sucede ahora es el resultado de lo malo que he hecho, luego caigo en cuenta que no todo lo que he hecho es malo, que mi vida no será perfecta no ni llegaré a ser la mejor anfitriona en la casa de mi hermano, pero en la medida de lo posible (que es bastante amplia) soy feliz.
Como ya he dicho en otras ocasiones ser feliz no implica estar feliz todo el tiempo. Sigo en busca de mi armonía por utópica que suene.

Yo tengo claro que para mi familia sería menos doloroso que yo tenga un lindo trabajo de oficina, en el que tenga un sueldo estable y una vida cómoda. Por el momento vivo de los proyectos que salen al paso, como lo he hecho los últimos años. Si grandes lujos pero sin mayores privaciones, con cinturón apretado cuando toca y flojo cuando hay como.
Sé que para mí es menos complicado entender su preocupación y su decepción sobre lo que yo he decido hacer con mi vida. Que para ellos entender que lo que buscan, simplemente no es lo mejor para mí.

A pocos días de volver a Colombia y con ganas de bailar.

1 comentario:

Derrelicto dijo...

A mí me gusta tu forma de vida y me parece hasta amirable, sobre todo porque, con lo difícil que podría llegar a ponerse a veces -y tomando en cuenta lo poco que te conozco-, se nota mucha alegría en ti, algo contagioso que pone alegres a quienes están a tu lado... O al menos eso ha sido conmigo el par de veces que nos hemos visto.