Este blog es de catársis... No lo tome personal, lo tome a mal, sino le gusta simplemente no lo tome !

No hay corrección de estilo ni ortografía. Se me olvidan muchos puntos, algunas comas y me como palabras completas y letras. Ya lo verá.

domingo, 7 de octubre de 2007

Tocando a mi puerta.


Finalmente me decido. No es fácil. Hay días que lo único que deseo es no despertar y cuando el sol, que sale siempre, me toca los ojos quisiera desaparecer.

Hoy me decido a volver al ruedo. Sí, así como lo oyen. Salgo a torear al monte.

La caída no fue tan simple varios moretones en las piernas y un golpe fuerte en la cabeza y muchos días de hospitalización le tomó a este corazón volver a latir.

Al principio no me creí capaz de hacerlo de nuevo, sobre todo después de escuchar sobre su matrimonio. El día que me entré de todo una bruma se apodero de mis ojos y no me dejaba ver, creo que algunos lo llaman llanto. ¿Un moretón más? ¿Un nuevo golpe? Pero nada de hospitales esta vez.

Tomé mis corotos y me cambie de dirección. Dejé de lado una casa con recuerdos, un balcón lleno de nubes negras, un perro que responde a su silbido, un gato acostumbrado a mi ausencia y un par de pericos libres y fui, bueno quizás debo decir volví, regresé a mi mitad esa que se muere por salir, por bailar, por equivocarse de nuevo con otras personas.

Aquí estoy, golpeando mi propia puerta y esperando dejarme entrar.


(Imagen tomada de www.gettyimagen.com. Titulo: Girl (10-12) knocking on door, rear view Fotografo:Clarissa Leahy)

1 comentario:

lully, Reflexiones al desnudo dijo...

Lo mejor para tí. Lo más importante es estar abierto y dispuesto a nacer de nuevo y pensar que siempre habrán nuevos amaneceres con luz radiante. Qué Dios te proteja y te ayude siempre, lo mereces.
Un abrazo afectuoso!