Este blog es de catársis... No lo tome personal, lo tome a mal, sino le gusta simplemente no lo tome !

No hay corrección de estilo ni ortografía. Se me olvidan muchos puntos, algunas comas y me como palabras completas y letras. Ya lo verá.

domingo, 27 de mayo de 2007

después de las Flans

Una mañana después de desayunar con varios de mis amigos. Uno de ellos comenzó a cantar “me enamoré de ti en un bazar” y solo esa frase desencadeno sobre mí una serie de recuerdos de cuando yo tenía 11 años y cantaba a viva voz en la sala de mi casa esa misma canción acompañada de mis amigas de entonces: Paola y Cristy. Se me vino a la memoria como hice con ellas mi primera barbie novela (sí, yo era de las niñas que jugaba con sus barbies), tuve un club “solo para Niñas” al cual iba también el hermano de Paola que esta en el zarzo de mi casa había actas y cartas y estábamos en guerra con el club “solo para niños” con la diferencia que ellos eran 12 y nosotras solo 3 (más el hermanito). Hicimos una isla en el jardín frontal de mi casa y tantas otras cosas.

Yo jamás e iba separa de mis amigas. Seríamos amigas por siempre. Como cambian las cosas es increíble cuanta gente uno conoce en la vida y con que facilidad uno las deja partir, bueno a la mayoría. De Paola sé que se casó muy joven y la última vez que la vi fue por casualidad en un centro comercial de Cali con su hija, Manuela si no estoy mal, quien ya debe tener por lo menos 10 años. De Cristy no sé mucho creo que no vive en Colombia y no la veo hace más de 12 años.

Gente que fue tan, pero tan, importante para uno en alguna época de la vida se esfuma y deja de serlo. Se convierte en un recuerdo bueno o malo según el prisma que se lo mire. Uno sigue caminando y más gente comienza pasar y más irse.

Y, si alguna vez tienes la fortuna de encontrarte con ellos, puedes contarte poco a poco bits de tu vida y escuchar como noticias de primera plana la vida del otro. No imagino como sería antes del Internet. Cuando aún era más difícil tener noticias del otro. Ahora existen cosas como el hi5 donde de repente re-encuentras uno que otro amigo del pasado. A veces llega un mail (aún que son más bonitas las cartas a mano) haciéndote saber que tal o cual sigue vivo.

Hoy voy brindar por amigos del pasado, por aquellos que no he visto en siglos de los que no sé nada hace mucho. Por Paola y Cristy, Erica mi primera amiga en el javeriano, Mauricio Corella mi amor platónico de infancia, jorge Ocaña y Hurtado. Vladimir y Ever. Oscar, otro Mauricio, Patty, Carmiña, Nelson, Alex, Ricardo y el loco, Lorena. Así puedo seguir nombrado y nombrado a muchos y muchas. Hicieron mi niñez y adolescencia lo que fue. Algunos terminaron siendo un trauma para mí, para otros yo fui el trauma.

Por otro lado están esos amigos que se han ido quedando de una u otra manera sin importar las distancias, las desavenencias e inconveniencia, amores platónicos del pasado. Esos que… bien podríamos decir que son parte del inventario de la casa por ellos también doy gracias hoy.

Espero la carretera siga bajo sus pies y la vida los bendiga a todos les de Salud, amor y tranquilidad.

viernes, 18 de mayo de 2007

PRISMA

Manuel Maples Arce (1898-1980)


PRISMA

Yo soy un punto muerto en medio de la hora,
equidistante al grito náufrago de una estrella.
Un parque de manubrio se engarrota en la sombra,
y la luna sin cuerda
me oprime en las vidrieras.
Margaritas de oro
deshojadas al viento.
La ciudad insurrecta de anuncios luminosos
flota en los almanaques,
y allá de tarde en tarde,
por la calle planchada se desangra un eléctrico.

El insomnio, lo mismo que una enredadera,
se abraza a los andamios sinoples del telégrafo,
y mientras que los ruidos descerrajan las puertas,
la noche ha enflaquecido lamiendo su recuerdo.

El silencio amarillo suena sobre mis ojos.
Prismal, diáfana mía, para sentirlo todo!

Yo departí sus manos,
pero en aquella hora
gris de las estaciones,
sus palabras mojadas se me echaron al cuello,
y una locomotora
sedienta de kilómetros la arrancó de mis brazos.

Hoy suenan sus palabras más heladas que nunca.
Y la locura de Edison a manos de lluvia!

El cielo es un obstáculo para el hotel inverso
refractado en las lunas sombrías de los espejos;
los violines se suben como la champaña,
y mientras las orejas sondean la madrugada,
el invierno huesoso tirita en los percheros.
Mis nervios se derraman.

La estrella del recuerdo

naufragaba en el agua
del silencio.
Tú y yo

Coincidimos

en la noche terrible,

meditación temática
deshojada en jardines.

Locomotoras, gritos,
arsenales, telégrafos.

El amor y la vida
son hoy sindicalistas,

y todo se dilata en círculos concéntricos.

Andamios Interiores, 1922

viernes, 11 de mayo de 2007

Inteciones de recordarme

A mí siempre me da por pensarte. Creo que es con la intención de expiar mis pecados. Sin llegar muy lejos de la promesa hecha alguna vez años atrás me viene a la memoria cada vez que yo necesito gritar.

Soy yo que con lo años no me he decido a dejarte partir al jardín del edén en mis recuerdos donde todo se hace menos pesado, menos grande, menos gris y poco a poco el frío de las innumerables despedidas y cartas se hacen un calido abrazo del nostalgia muerta.

Solo te extraño cuando no tengo a nadie a quien contarle mis problemas con sabor a menta en las mañanas o cuando como ayer vi entre mis cajas unas cartas viejas aún escritas a mano en donde nos decíamos lo mucho que nos queríamos entonces. También encontré entre mis haberes unos cuentos, que yo en ese entonces rogaba los hubieras escrito para mí aun que sabia que no era cierto.

La última vez que te vi fue extraña... 2 minutos antes y nos hubiéramos topado, estrellado frente aquel supermercado. Pero las casualidades no son así te vi justo cuando ya iba dentro del taxi y tú tenías en tus ojos un poco de asombro de verme después de casi un año de haberte mandado al carajo con causas justas según yo y totalmente irracionales según tú (imagino). Me quede con las ganas decirte que extraño la posibilidad de la respuesta y la sorpresa de la misma.

Así que después de ayer, me vi envuelta a pensarte... y pensé por que no escribirte un cuento con armadura, un poema con sotana, un verso sobre las sabanas o quizás sobre los resultados de las votaciones en nuestro último encuentro.

Así que hoy te pienso aquí en mi mundo virtual y espero que si algún rato me lees sepas que te hablo a ti.

martes, 8 de mayo de 2007

El que se cree dueño de la verdad... caga en falso

pues esa fue una de las últimas frases de la obra de teatro que fui aver hoy. Uno a veces piensa (cuando piensa) que los payasos son solo para niños, a veces se nos olvida que reir nos hace mucha más falta a los adultos.

un beso

Ingles

jueves, 3 de mayo de 2007

Herlados Negros ya pasaron

If you want to read the version in english click

Hay momentos en la vida en que parece que todo esta en tu contra. Las mañanas son pesadas como el mazo que ablanda la carne y te golpean fuerte mientras tú te abrazas a tus cobijas tratando de recuperar el sueño. Los desayunos solitarios con charlas amenísimas entre tu única plata y tú. ¡Lástima!, ella no te responde. El café siempre esta frío y cuando te decides a calentarlo el micro esta dañado.

No importa lo que hagas no te verás mejor en el espejo. Seguirán asomando por entre tu falda los gorditos. Haces todo el esfuerzo por sentarte derecha y esconderlo pero es inútil.

Un mañana te despiertas con 10 años más, varios novios menos, desempleada, preocupada y para colmo y como no decir que el mundo se ha puesto en tu contra, el dinero del arriendo ha desaparecido sin ninguna explicación. Se dañan las cosas a tu alrededor y tu tratas de sentirte más animada para seguir luchando, pe reo la verdad es que solo esperar la llegada de la noche cuando lo único que te queda es dormir.

Si hay momentos así! En que nos sentimos derrotados, destrozados, apesadumbrados, incapaces, incompetentes. Se nos olvido como tener esperanzas. Y aun que hoy me sienta así, no significa que me voy a vencer. La salida de todos estos problemas está a la vuelta de la esquina es solo cuestión de seguir caminando.

No importa que se viene Cesar Vallejo con sus Heraldos negros, aun que yo sé hay golpes tan fuertes en la vida que, que sé yo. Este no es uno de esos. Lo que me anda pasado es solo un bache en el camino un pequeño desliz de mi suerte.

Estoy segura que mi albahaca se va recuperar, mi lirio pronto va florecer y tendré desayunos apurados con charlas amenísimas, otros pies en mi cama que deseen quedarse más que una noche, un trabajo del cual estaré orgullosa y habré recuperado el dinero del arriendo.

I’m down but there is no way to be beatten.


Heraldos Negros ( Cesar Vallejo 1918)

Hay golpes en la vida, tan fuertes… Yo no sé!
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma… Yo no sé!

Son pocos; pero son… Abren zanjas oscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán talvez los potros de bárbaros atilas;
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.

Son las caídas hondas de los Cristos del alma,
de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema

Y el hombre… Pobre… pobre! Vuelve los ojos, como
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido
se empoza, como charco de culpa, en la mirada.

Hay golpes en la vida, tan fuertes… Yo no sé!