Este blog es de catársis... No lo tome personal, lo tome a mal, sino le gusta simplemente no lo tome !

No hay corrección de estilo ni ortografía. Se me olvidan muchos puntos, algunas comas y me como palabras completas y letras. Ya lo verá.

domingo, 22 de octubre de 2006

Hay quien dice que pensar duele


Bueno pensar duele, dicen por ahí. Eso de darle vueltas y vueltas a un solo asunto te deja fatigado, triste y adolorido. Pero pesar se convierte en un vicio que no todo el mundo tiene (Yo estoy segura que no lo hago muchas veces), ya que realmente pude ser doloroso.
Por ahí me dijeron que debería escribir un libro con mis choco-aventuras y que diga explícitamente lo que uno NO debe hacer. Es decir un libro como ejemplo del comportamiento poco apropiado. Todo sería tan fácil si aprendiéramos del ejemplo ajeno.

El viernes y el sábado fui al teatro, con ocasión del FITE-Q (Festival Internacional de teatro experimental Quito) en su novena edición. Asistí a 2 obras la primera, el viernes era una obra boliviana del grupo Teatro de los Andes, “En un sol amarillo. Memorias de un temblor” que se refiere al terremoto que sufrió Bolivia en 1998. La verdad sea dicha me gusto mucho, no solo por la forma en la cual el tema fue tratado, si no el manejo de los objetos en el escenario. Hubo una frase que me llegó mucho y que quizás no solo se aplique a los terremotos decía algo así (No es literal ya saben mi memoria falla todo el tiempo) “El temblor dura un segundo, la destrucción todo se cae en un segundo. El terremoto dura un segundo, días, meses, años. La destrucción, la soledad, el abandono”. Si alguna vez en la vida pueden ir a verla deberían.


Por otro lado, la obra del sábado del grupo Living theatre (USA) “Mysteriers and smaller pieces”, fue muy experimental para mí, y aun que creo que de alguna manera ellos lograron cumplir con el objetivo de mover algo dentro de mí (angustia, tristeza, risa) no es precisamente lo que hubiese querido ver ese día. A mi amiga Fer le gusto mucho precisamente por que cada parte despertó en ella algún sentimiento que tenia dormido. Bueno teatro hay para todos sino que chiste tendría, a lo mejor lo que me sucede es que estoy más cómoda siendo espectadora que parte del show. Tampoco puedo decir que fue de mi total desagrado, hubo momentos en los que me sentí literalmente tocada… que extraña sensación estaba pensando, como dije antes, dolía.