Este blog es de catársis... No lo tome personal, lo tome a mal, sino le gusta simplemente no lo tome !

No hay corrección de estilo ni ortografía. Se me olvidan muchos puntos, algunas comas y me como palabras completas y letras. Ya lo verá.

domingo, 2 de julio de 2006

El "INTI RAYMI" un poco tarde


Bueno el día de ayer me fui para Cayambe con Gerardo, a quien conocí la semana pasada por medio de Majo en la fiesta de música en los patios de la alianza francesa de Quito.
Quedamos de vernos en la estación de IESS para salir a las diez de la mañana la intención era asistir al INTI RAYMI. Nos vimos un poco más tarde, el chico se quedo dormido, y salimos de Quito en un bus flor del valle.
Cuando llegamos a Cayambe... Oh, Sorpresa! No era ayer la fiesta sino el jueves pasado, el 29 de Junio como todos los años (cosa que ni Gerardo ni yo nos habíamos molestado en averiguar), pero como todo viaje pequeño o grade es un aventura decidimos conocer Cayambe un poco.

Primero la iglesia que de un tiempo para acá se me ha vuelto la entrada obligada en todo pueblo o cuidad que conozco. No por católica ni religiosa, sino por que me interesa ver lo que hay dentro siempre se cuecen historias. Ayer por ejemplo había sentados en una banca había una parejita, que no estaban en misa, haciendo planes, cuchichiándose al oído espero que cosa lindas. Para cuando salimos de la iglesia había un viento que se podía llevar todo por encima.
Al frente del parque principal había algo así como “un patio de comidas” y sobre una de las carpas una gigantografía del Puntazhil (lugar donde se reúnen las comunidades a celebrar el Inti Raymi). Preguntamos como llegar, pero creo que no nos dimos a entender muy bien por que nos enviaron a ver una exposición de fotos, un poco desorganizada, pero igual había cosas interesantes, lo que más me llamo la atención fue:

- Conocer por fin como hacen la jora de maíz
- La frase de Dolores Cacuango (No sé si este del todo bien pues la memoria me falla a veces. Si me equivoco me corrigen por favor) "Somos como paja de páramo, que se arranca y vuelve a crecer y de paja de páramo poblaremos el mundo”

Una vez terminado el recorrido por el peque “museo” no fuimos a buscar el lugar de reunión de las comunidades. Justo lado del camino para subir al sitio sagrado había un letrero que rezaba “Se hacen y se alquilan zamarros” (Bueno algo parecido) y Gerardo decidió que necesitaba más información, así que vistamos el taller del señor (que pesar no recuerdo su nombre) nos explicó no hacen los zamarros de cuero de chivo y que generalmente son negro o blancos. ¿Sabían que un zamarro hecho a manos cuesta alrededor de los $300.oo? Bueno, yo no.

El artesano también hacía las mascaras de Diablo Huma, la que no enseñó era al estilo “Tabacundo” como el mismo artesano no contó. La mascara era negra por un lado y amarilla por el otro decorada con brillos y lentejuelas, los cachos eran de un verde eléctrico envueltos por una cinta muy delgada de color dorado. Nos despedimos no sin que mi compañero de paseo pudiera tomarle una foto al artesano quien nos indicó como por donde subir al lugar que andábamos buscando, el Puntazhil.

Según la foto que habíamos visto debí haber algún tipo de ruina, algún vestigio… cuando llegamos la tope no había más que una tarima y la basura que dejaron la cantidad de personas que habían estado en el mismo lugar el día anterior. Cabe decir que la vista es muy linda y por su ubicación se puede entender porque era un lugar estratégico. Según nos contó un lugareño antes sí existía en ese lugar una ruina pero que fue tumbada o se cayó. Don William (creo que así se llama el señor) es un macareño que vive en Cayambe desde hace más de 20 años. Cuando se le ocurrió comentar a Gerardo sobre la basura salió con una frase tan inolvidable como increíble “…pero eso se esta limpiando con el viendo que se lo lleva más a bajito” (quizás no sea exacta pero esa era la idea) también nos dijo que el municipio pensaba alzar una replica de la ruina en el mismo lugar.

Aun que yo no soy muy amiga de los toros, quedamos en ir a ver los toros de pueblo ese día y mientras bajábamos vimos un par de ladrilleras que pertenecia a dos hermanas, la una justo la que no visitamos era de doña Yolanda, la otra hermana creo que se llama Bertha, entramos a preguntar si podíamos tomar unas fotos (Bueno Gerardo tomaba las fotos yo soy medio especial con eso) yo solo tome una que les enseño a continuación. Lo siento por alguna extraña razón no me deja subir aquí las fotos. Ya intentaré más tarde.


Estuvimos ahí un buen rato, el día estaba muy bonito. El sol resplandecía. Después de las ladrilleras bajábamos en busca de los toros, pero nos encontramos, primero, con la tripa mishque. Así a lado de una tiendita nos sentamos a comer y tomarnos una cervecita ahí estuvimos un rato para luego ir los toros… pero este hombrecito tenía hambre tenia hambre todavía (Bueno era un plato chiquito de tripa) y nos dirigimos al “patio de comidas” donde a mí me dio un antojo de choclo asado que hace rato no comía.

Ahora sí! Una vez terminada la comida a los toros llegamos al lugar que era en medio de varias casa, me dio la impresión de un gran patio. Subimos la tribuna, yo no aguanté mucho me venció mi miedo a las alturas así lo esperé en la parte baja. Cuando terminó de tomar las fotos y no fuimos en busca del transporte público a Quito. Cogimos el último bus con las justas.

No se si toda esta historia resulte interesante, pero fue un lindo día. Nos contaron también que las fiestas no terminaban ahí, que el proxímo fin de semana y hasta agosto se hace en Juan Montalvo (Un pueblo vecino) lo que se conoce como las Octavas, cada fin de semana por 8 semanas desde el Inti Raymi. Habrá que ir a bailar un poco.

Los vientos de cambio se acercan a mi vida y vienen fuertes. He decido saltar al vacío y luego veremos como nos va. No soy una inconsciente, me da susto,pero sé que todo va estar bien. Esté va ser un buen tiempo lo huelo.